BONOS CONVERTIBLES DE BANCO POPULAR.  EL PRÓXIMO ESCÁNDALO BANCARIO.

  

  En el año 2009 con el objetivo de conseguir liquidez, para poder realizar una actividad bancaria ordinaria en plena crisis, el Banco Popular, con una situación contable y de balance muy delicada, emite bonos convertibles en acciones.
  Los bonos subordinados son productos de renta fija a largo plazo, calificados como complejos de alto riesgo, se podrían definir con un producto híbrido entre deuda y acciones.
  Para hacer atractiva la emisión, la entidad prometió una remuneración de un 7% pero no explico debidamente la naturaleza y riesgos del producto, dando una información exigua y simplificada en el mejor de los supuestos.
  En 2009 saca una emisión de 700 millones de euros canjeables en 2012 pero ante el desastre en cuanto a la caída en la cotización de sus acciones se vio obligado a posponer la conversión a noviembre de 2015.
  La acción está cotizando actualmente por debajo de 4 euros, mientras que el precio de conversión se sitúa en 17,75 euros. Esto implica que el titular va a recibir acciones que deberá pagar casi un 80% más cara.
  Banco Popular vendió este producto de modo indiscriminado a todos los clientes que pudo, sin realizar un estudio individualizado del perfil de cada uno y sin informar debidamente del producto y su consecuencias, piénsese que una variable a considerar es la evolución de la cotización de sus acciones a seis años vista, por lo que tales contratos están claramente afectados de vicio de nulidad en el consentimiento.
  La única salida para todos aquellos que quiera recuperar el dinero invertido en su totalidad a día de hoy es la vía judicial.

Patricio Viveiro Fernández